La moderna visión de los vencidos

Por Eduardo Holguín
Impresion Publicado 2012-10-29

Escribo desde la ciudad de Monterrey, una ciudad de calidad mundial que muestra orgullosa su modernidad y su impresionante dinámica de desarrollo.

Dinámica que es producto, en mucho, de un constructo cultural que otorga significativo valor al trabajo y al emprendimiento. En la comunidad regia se les tiene gran respeto al empresario, a la empresa y a las marcas corporativas iconos de la industriosa metrópoli. En dicho constructo encontramos parte sustantiva del “por qué” la economía de Monterrey “es lo que es” a pesar de las crisis recientes y de la inseguridad que azota su vida cotidiana.


Pero Monterrey es también una excepción. En otras regiones del territorio azteca, y por diversas razones históricas, el empresario y la empresa son visualizados, por segmentos importantes de la población, como actores principales de una economía capitalista explotadora de los trabajadores.

La famosa y maniquea “visión de los vencidos”, en su versión contemporánea, incorpora a los grandes capitalistas al lado de los gachupines que violaron a nuestras madres y de los gringos que nos arrebataron la mitad de “La Patria”. Abel Quezada caricaturizó, genialmente, la imagen que el mexicano tiene del capitalista local: gordo, ostentoso, con un enorme diamante incrustado en la nariz. Esa imagen, de alguna u otra manera, se sigue caricaturizando en los diarios del país. Basta ver los múltiples cartones publicados haciendo referencia a la iniciativa preferente de Reforma Laboral, donde se muestra a un sector empresarial depredador, coludido con ciertos políticos neoliberales, manipulando a su favor las normas y regulaciones que rigen el trabajo en México. Donde se muestra a empresarios y políticos neoliberales pretendiendo cambiar una ley que protege a los trabajadores de los capitalistas.

 

Pero un servidor coincide con los que afirman que la actual ley laboral desprotege más a los trabajadores que a los empresarios, dado que: desanima la demanda laboral, favorece a los nefastos sindicatos blancos y explica la corrupción, así como la falta de transparencia y democracia en los gremios corporativos.
Los mexicanos debemos permutar la “Visión de los Vencidos”, por la “Visión de los Competitivos”.

columnadragones@yahoo.com

El contenido y la ortografía de este articulo es responsabilidad del autor.
Accese a Expresión Hispana en Dispositivos Móviles
Subscríbase a sus columnas favoritas para verlas en su lector RSS